5 años en Barcelona

Tenía programado quedarme sólo 1 año en Barcelona…y pues han pasado 5 años y sigo aquí.

Y así empezó la aventura

Venirme a vivir aquí fue una decisión difícil pero a la vez llena de adrenalina.

Recuerdo que cuando me aprobaron la visa de estudiante en Perú y dije “wow, its happening” (está sucediendo). No había vuelta atrás.

Y llegaron las despedidas. Casi siempre son tristes claro. Despedirme de mi familia fue difícil y aunque no lloré (no me gusta llorar en lugares abiertos) estaba con el corazón dividido.

Ya en sala de embarque me llené de emoción. Y ni hablar con llegué a Madrid (hice escala ahí).

Llegué a Barcelona y tan sólo ver a mi hermana recibirme en el aeropuerto me hizo dar cuenta que “empezaba una nueva vida”. Y así fue.

Y bueno, no me quedé sólo 1 año. Me gustó tanto la ciudad, su vibra, la cultura que decidí extender mi estadía. Me enamoré y la historia cambió: ya me quería quedar por siempre (la historia de amor la contaré luego para no desviarme del tema).

Estos 5 años han sido de altos y bajos. Y como en algunas relaciones tuve que hacer un break de Barcelona por 6 meses. Tuve que regresar a Perú. Me costó mucho (esa historia ya se los conté en un video, si no lo han visto, lo puedes ver luego de leer este post).

Volví recargada. Claro que volví 🙂

Las maletas estaban llenas de sueños y metas grandes, porque, como leí en una foto de pinterest, “en una ciudad tan grande, tus sueños no pueden ser pequeños”.

Y sigo aquí, no sé qué pasará en algunos años, pero lo que sí les puedo decir es que uno debe estar donde se siente bien.

Para terminar.

No te diré que la vida es siempre maravillosa, también habrán piedras en el camino que te van a desanimar y desmotivar.

La buena noticia es que esas mismas piedras te ayudarán a madurar, a crecer, aprender y sobretodo a sacar lo mejor de ti.

Con cariño,

Patricia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *